miércoles, 19 de noviembre de 2014

Repertorio musical – como montar repertorio

Saber repertorio es para el músico lo que es para el medico saber de anatomía, es tan imprescindible como saber improvisar o seguir una melodía, cada vez que nos presentamos dejamos una imagen en nuestros espectadores y que para una próxima ocasión querrán ver cómo hemos avanzado, pero como cosa rara hay un problema que muchas veces nos limita al montar nuevo repertorio y es el temor de que se nos olvide las que ya nos sabemos y si tenemos que estar repasando los temas que “sabemos” entonces no tendremos casi tiempo de aprender repertorio nuevo lo que atasca nuestro camino, por otro lado podemos ver como otros compañeros músicos que quizás con menos tiempo de preparación por pieza, la tocan de memoria tranquilamente, sin preocupación, aun con mucho tiempo desde la última vez que la tocaron y sin errores, la repuesta es que la dominan, así como nosotros podremos tocar un tema que dominamos solo que en vez de ser unos cuantos son muchos y eso les da ventaja y siguen montando repertorio teniendo entonces un arsenal de piezas que dan la impresión de ser máquinas, sin embargo como todo en la vida esto también tiene una metodología efectiva de montar nuevas piezas dejándolas listas en nuestra memoria y es con el aprendizaje significativo.


Una pequeña historia:
Antes de comentar esta forma de tener repertorio quisiera contarles una anécdota que me paso en mi época de adolescente, quizás tenía unos 12 años o algo así, lo cierto es que contrataron a un trio de guitarristas a la fiesta de cumpleaños de mi madre, ellos llegaron aquella noche con su repertorio preparado de boleros y comenzaron su presentación, pero quedaba muy sorprendido que al terminar cualquier canción les preguntaban a los invitado que canción querían escuchar y esto ocurrió hasta que se terminó su tiempo siempre tocando la canción pedida y ganando los aplausos de todos los presentes, obviamente no sería igual en un concierto de música académica o "clásica" ya que son muchas variables que influyen en la elección de piezas pero, aquella noche realmente marco de alguna forma mi visión como músico al saber que en esta profesión el estar preparado para lo que se nos presente marca la diferencia radicalmente, ya que si se contesta no esa no me la se queda un sabor amargo de boca, obviamente que no somos robot, ni un Discplay pero si trabajamos en nuevo repertorio cada vez será más fácil montar temas nuevos y nos hará mejores profesionales, por esta razón considero que no debemos esperar a que se nos asigne un tema, o pieza en escuela o conservatorio de música para nosotros ir montando un repertorio o pieza alterna, desde el punto de vista que se mire será de provecho independientemente si estas canciones o piezas se monten de oído o buscando sus partituras, ya que siempre estaremos exponiéndonos a la resolución de problemas musicales que a futuro nos dará la habilidad de reaccionar en menor tiempo, pero ese sería otro tema, a continuación voy a explicar cuál sería mi fórmula de como montar nuevo repertorio eficazmente.


Aprender la melodía: 
Cualquier canción o pieza tendrá una melodía y si quieres realmente aprenderte este nuevo tema entonces debes cantar la melodía hasta que te la hayas aprendido, debes hacerla parte de ti, es la única forma de evitar que en un futuro se te olvide y ¿por qué será difícil que se te olvide en un futuro? Porque el proceso para aprenderte esa melodía tuvo un significado en ti y tu mente la ha aceptado; piensa en todas las canciones que te sabes de memoria y piensa porque te las sabes, escuchándola una y otra vez, consciente o inconscientemente, te aprendiste su melodía, por eso te recomiendo escuchar, cantar y aprenderte la melodía de esa canción o pieza que deseas incluir en tu repertorio, posiblemente tendrás grabaciones de ese tema por lo que deberás concentrarte en conseguir esos materiales sonoros para que constantemente estés inmerso en esas melodía, pero además debes tocar la melodía y cantarla al mismo tiempo eso afianza la memoria auditiva ya que podrás anticipar cada nota de esta melodía.


Acordes de la melodía:
Ahora toca los acordes que acompañan esa melodía, si tocas el piano, la guitarra o cualquier instrumento armónico tendrás la posibilidad de saber por dónde se mueve esa melodía, si no sabes los acordes puedes encontrarlos en la partitura o en la grabación de este tema, en cualquier caso tendrá los datos suficientes que requieres para saber cuáles son los acordes de esa melodía, así que si te aprendiste bien la melodía sabrás si ese acorde que estas tocando encaja o no en la melodía.

Canta y Toca - Toca y Canta:
A estas alturas ya debes poder cantar la melodía y tocar los acordes en tu instrumento, así que hazlo y disfruta este proceso porque estas introduciendo una información musical correctamente a tu cerebro y lo mejor es que en un futuro podrás recurrir a este conocimiento que seguirá intacto pues habrás tenido un aprendizaje significativo.
 
Pulir y pulir:
 Bien ahora solo debes concentrarte en cómo vas a ejecutar la pieza, es decir, la forma en que quieres que te vean tus espectadores cuando estés presentando esta canción o pieza, si esto requiere tocar la partitura exactamente como esta entonces deberás concentrarte el leer la partitura, solventar los detalles técnicos, etc. Si por el contrario vas a adaptar tu ejecución o lo que sería hacer un pequeño arreglo para tu instrumento entonces debes ir tocando y definiendo lo que vas hacer hasta tenerlo listo para luego pulir o si estas en una banda tocar tu parte imaginando lo demás, etc. bueno supongo que está despejado este punto que es el practicar la pieza tal y como la vas a ejecutar.

Una cosa más
Por ultimo quiero agregar que quizás este proceso es más largo al que tradicionalmente hacemos que es el leer la partitura o aprendernos algo que alguien nos dijo o vimos y entonces lo memorizamos por repetición; no estoy diciendo que eso no funcione pero si es verdad que nos convertimos en una especie de reproductor musical que no sabemos que estamos haciendo y que si algo pasa como una brisa que haga caer la partitura o un lapso mental nos puede arruinar una presentación y solo los que se prepararon de manera distinta van a poder resolver una situación “difícil” que no debe porque serlo si todo nuestro repertorio se ha internalizando de manera significativa.

Bueno esto ha sido todo por este momento se despide su amigo fredd, esperando escribir pronto en una nueva entrega de capamusical.blogspot.com

0 comentarios:

Publicar un comentario